BHAAAD: Sobre La Investigación Del Crimen De Odio De LAPD, O Sobre La Relación Entre Los Crímenes De Odio Y La Supremacía Blanca

14906904_165942263868849_4184321384321054558_n

Boyle Heights Alianza Contra el Artwashing y Desalojo (BHAAAD) es una coalición de residentes, artistas, trabajadores, inmigrantes, familias, estudiantes, ancianos e inquilinos, que luchan contra el desplazamiento de residentes y negocios locales de Boyle Heights. BHAAAD incluye miembros de la comunidad multiétnica, multigeneracional y LGBTQ.

Hoy estamos aquí en respuesta a las acusaciones racistas que el LAPD y las galerías han hecho en contra de la comunidad protestando contra la aburguesamiento en Boyle Heights. El Departamento de Policía de Los Ángeles, junto con los dueños de galerías, artistas e inversionistas, han elegido declarar una investigación de crímenes de odio por un solo acto de grafiti en la puerta de una galería. Aunque no sabemos quién fue el artista de grafiti, estamos aquí para decir que la noción de que se trata de un “crimen de odio” contra los blancos es una manipulación cínica. La policía no está aquí por la justicia, está buscando un tiempo y un espacio para acosar a los activistas.

Como gente blanca, nosotros no interpretamos “Fuck White Art” como una amenaza personal. Lo entendemos como una declaración sobre la supremacía blanca y cómo el arte contemporáneo sirve a sus propósitos. El arte inaccesible y ajeno a la comunidad sirve a los fines del desarrollo capitalista ya la inversión especulativa. La comunidad sabe que la entrada de personas blancas en la comunidad es una indicación de una entrada de riqueza, el aumento de los valores de propiedad, y su inevitable desalojo. Entendemos “Fuck White Art” en este contexto, como una declaración política contra el papel que desempeña el arte burgués en el proceso de aburguesamiento.

Aquí estamos, a una milla de donde un joven de 14 años de edad de Boyle Heights, Jesse Romero, fue asesinado por el LAPD este año. Jesse Romero fue asesinado por la policía porque alguien los llamó por rayar. Cuando los galeristas llaman a la policía para investigar el grafiti en su Cortina metálica, ellos apuntan con un arma a los jóvenes de este barrio y amenazan a quienes levantan los puños en protesta con la cárcel o la muerte.

Al colaborar con la policía, estos galeristas están de acuerdo en intimidar a la vecindad y silenciar la disidencia. Han decidido que es más importante proteger la propiedad privada y el valor monetario de sus inversiones inmobiliarias en lugar de las personas del vecindario.

LAPD ya ha matado a cinco residentes de Boyle Heights en lo que va del año. Las recientes acusaciones dirigidas a la comunidad hacen muy claro cuáles son los intereses que el LAPD sirve. Cuando los murales históricos de esta comunidad son destruidos no hay investigación de “crímenes de odio” de la policía de Los Ángeles. Cuando los miembros de la comunidad solicitan los “servicios” del LAPD, son ignorados o forzados a esperar horas y horas para recibir incluso la respuesta más apática y mediocre de la policía. El trabajo de LAPD no es servir a las comunidades donde existen, sino allanar el camino hacia el capital y la ganancia: cuando las galerías y otros Cuando las galerías y otros desarrollos se cambian a nuestra comunidad LAPD existe para facilitar su entrada y dominación. Antes de eso, LAPD ha existido para generar ganancias para el sistema penitenciario.

Es una horrible ironía que el Departamento de Policía de Los Ángeles este llevando a cabo una investigación de “crímenes de odio” contra los miembros de la clase trabajadora morena de esta comunidad, cuando ellos mismos son los autores de los más odiados crímenes de odio que ocurren aquí: La prisión es un crimen de odio. El acoso diario que enfrenta esta comunidad en la calle es un crimen de odio. Los checkpoints de LAPD y las deportaciones de ICE son un crimen de odio. El asesinato de Jesse Romero fue un crimen de odio. La negativa continua de la policía de Los Ángeles a tomar responsabilidad a sus oficiales por estos crímenes es un crimen de odio. Qué hipócrita que una organización con esta historia lance las acusaciones de crímenes de odio contra la lucha de una comunidad para resolver su problemas que fundamentalmente el ha cimentado el LAPD aquí. Entendemos la historia del Departamento de Policía de Los Ángeles en varios momentos, y este intento flagrante de intimidar y criminalizar la resistencia sólo continúa el legado sangriento del LAPD en Boyle Heights.

Boyle Heights tiene una larga historia de activismo y resistencia organizada, incluyendo la coalición multicultural que protestó contra la construcción del Golden State Freeway, el Movimiento Estudiantil Chicanx de finales de los años 60, las Madres de East LA que lucharon con uñas y dientes para detener la construcción De una prisión y un incinerador en la vecina Vernon y las madres que lucharon contra el abuso policial en Ramona Gardens y Pico Aliso en los años 90.

Los miembros de la Unión de Vecinos y sus vecinos que están activos en esta lucha contra la aburguesamiento hoy en día han estado trabajando durante décadas para mejorar su vecindario. Han facilitado y negociado treguas. Han desarmado a las pandillas y caminado por el barrio construyendo la paz. Cuando los edificios que estas galerías ocupan hoy todavía eran fábricas, marcharon sobre ellas, exigiendo empleos para su juventud. Las galerías y otras fuerzas de aburguesamiento están saqueando el valor que esta comunidad ha construido a través de la sangre, el sudor, las lágrimas y su poder de resistencia.

No estamos aquí para iniciar otro argumento sobre lo que es la aburguesamiento y lo que la aburguesamiento no es. Hemos hecho esta posición clara en una serie de declaraciones y nuestro propósito hoy es abordar las ridículas acusaciones de crímenes de odio. Creemos que hemos hecho esto lo suficiente, y nuestra demanda en las galerías de arte sigue siendo el mismo: sálganse. Esta demanda no es negociable. Su presencia en esta comunidad aumentará los valores de la propiedad. Su presencia aquí desplazará a las familias de sus hogares, sus culturas y sus historias. Tienen que elegir el no tomar parte en el proceso que hasta ahora sólo han avanzado. Su arte no es más importante que el derecho de esta comunidad a existir.

Esta comunidad es más poderosa que sus inversionistas, miembros del consejo, su clientela y su ejército de la policía. Deben elegir entre salir de esta comunidad o entrar en una creciente confrontación con los impulsos de supervivencia de esta comunidad. Hemos hecho claras nuestras demandas, todos los días en las que ustedes se niegan a dejar, su respuesta a estas demandas también es clara.

Sabíamos quiénes eran cuando empezamos esta pelea. Esperábamos intimidación y amenazas. La intimidación y las amenazas no nos van a detener.

Aqui estamos y no nos vamos